4 jun. 2013

Un pez en la inmensa noche

Hay días difíciles para mí. Generalmente las fechas en las cuales se festeja algo son las que traerán, seguro, los días más difíciles para mí. Y en este primero de junio de 2013, en el cual acabo de cumplir 47 años, la fecha complicada se sumó a la noticia, hermosa, perfecta noticia, de que voy a ser padre, por tercera vez. 
Todo está bien, la madre es la mujer perfecta y, misteriosamente, me ama. Me ama con todo su ser, y es un ser enorme, inalcanzable al menos para mí.
La noticia es fuerte y me fue dada desde otro continente, desde Europa, y ya la sabe todo el mundo y por eso puedo, sin reparos ni pudores, escribirla en un lugar público, como este. Público pero cálido, porque es de mi público, el que me lee, el que me pertenece porque sabe lo que doy en cada texto, sabe, al menos, lo que no va a encontrar en lo que yo escribo. Lo que no va a encontrar es tibieza, hasta los que me odian saben eso.

Y vengo recibiendo felicitaciones y regalos, y me voy acostumbrando a esto. También vengo dándole a la maquinita, bastante seguido, bastante cerca del registro y del lugar en el cual sospecho puedo alcanzar en este tiempo.
Mi vida de artista se agota entre la música y la literatura. Pero soy escritor por encima de todo, por encima de mí mismo: si no escribo no tengo nada. No me tengo. Y ya tuve mucha devolución de mis libros, mucho regalo inesperado, tal vez el mayor fue una vez que Abelardo Castillo me dedicó un ejemplar de SER ESCRITOR poniendo en letra apretada "Para mi amigo y gran escritor Pablo Ramos, por las dos cosas"
Antes de eso Ernesto Snajer, mi hermano del alma, y uno de los más grandes compositores de música popular que tiene latinoamérica hoy me había alentado de igual manera, mucho antes de haber publicado. Pero acabo de recibir un mensaje privado de un grande de la literatura latinoamericana Marcelo Caruso, autor de la extraordinaria novela Brull, y del maravilloso volumen de cuentos Un pez en la inmensa noche.

Yo lo conocí por Edgardo González Amer, otro enorme escritor argentino. Los dos discípulos de Castillo, los dos del palo mío. Quiero compartir  el mensaje de él y mi respuesta, eso, quiero recordame y festejar que, por fin, estoy viviendo un sueño, muy soñado, muy buscado, muy mío.




  • Hoy
  • Marcelo Caruso

    Leo y vuelvo a leer: " Estas son las palabras de mi reconciliación. No con mi padre, eso ya es imposible, sino con las palabras, con el que escribe las palabras, con ese que nunca pude ser y que sin embargo es el que más que ninguna otra cosa soy". Es la cifra exacta de tu poética. Dicha con tanta justeza, con tanta desgarrada humanidad, después de haber contado tantos horrores, tantos dolores... Qué hijo de puta! SOS UN CAPO!!!!!
  • Hoy
  • Pablo Ramos

    Loco, que vos me lo digas, me hiela la sangre!
    me recuerdo con Brull o con tus cuentos, de pensión en pensión, sólo, sintiendo: Ojalá yo pudiera escribir como este tipo. GRACIAS LOCO!
    te admiro mucho
    pol


9 comentarios:

Prof. Mónica Rubalcaba dijo...

Pablo, qué hermoso "sentirte" así de bien... grande y chiquito a la vez. Felicidades, mil felicidades por esto que nace: el hijo, el orgullo, el saberte grande para otros. Abrazo, enorme abrazo lleno de afecto!!

Prof. Mónica Rubalcaba dijo...

Pablo, qué hermoso "sentirte" así de bien... grande y chiquito a la vez. Felicidades, mil felicidades por esto que nace: el hijo, el orgullo, el saberte grande para otros. Abrazo, enorme abrazo lleno de afecto!!

Prof. Mónica Rubalcaba dijo...

Pablo, qué bueno que podemos "sentirte" bien, saberte dichoso, por fin, qué bueno. Qué grande, Pablo, qué grande es todo y qué pequeño a la vez, no? Felicidad, Pablo, felicidad. Un abrazo enorme

en blanco dijo...

kakfa diario

“Una ventaja de escribir
un diario consiste en que así uno se entera con tranquilizadora claridad de las transformaciones que uno en general admite, sospecha y
cree, pero que inconscientemente niega siempre, cuando se presenta la
oportunidad de obtener mediante ese reconocimiento un poco de esperanza o de paz. En el diario uno encuentra las pruebas que le certifican que aun en estados que hoy nos parecen intolerables, uno vivió, se paseó por ahí y apuntó sus observaciones, que por lo tanto esta mano derecha se movió como se mueve hoy, cuando uno, justamente por esa
posibilidad de reflexionar sobre el estado anterior, es tal vez más sensato que antes; pero que por eso mismo, también tiene que reconocer la
valentía de su esfuerzo en aquella ocasión, cuando obraba en absoluta
ignorancia.
DEJA DE JODER RAMOS..SEGUI ESCRIVIENDO TE QUIERO.GABRIEL

en blanco dijo...

KAFKA DIARIO
“Una ventaja de escribir
un diario consiste en que así uno se entera con tranquilizadora claridad de las transformaciones que uno en general admite, sospecha y
cree, pero que inconscientemente niega siempre, cuando se presenta la
oportunidad de obtener mediante ese reconocimiento un poco de esperanza o de paz. En el diario uno encuentra las pruebas que le certifican que aun en estados que hoy nos parecen intolerables, uno vivió, se paseó por ahí y apuntó sus observaciones, que por lo tanto esta mano derecha se movió como se mueve hoy, cuando uno, justamente por esa
posibilidad de reflexionar sobre el estado anterior, es tal vez más sensato que antes; pero que por eso mismo, también tiene que reconocer la
valentía de su esfuerzo en aquella ocasión, cuando obraba en absoluta
ignorancia .
PABLO ..SEGUI ESCRIVIENDO .TE QUIERO GABRIEL

Buenaventura dijo...

Pablo, gracias. He tenido una aliviadora revelación al leerte. Cuanta capacidad de expresión.

"Pero soy escritor por encima de todo, por encima de mí mismo: si no escribo no tengo nada. No me tengo."
Impactante. Feroz.
Felicitaciones por lo que se viene.
Salud.

Buenaventura dijo...

Pablo, gracias. He tenido una aliviadora revelación al leerte. Cuanta capacidad de expresión.

"Pero soy escritor por encima de todo, por encima de mí mismo: si no escribo no tengo nada. No me tengo."
Impactante. Feroz.
Felicitaciones por lo que se viene.
Salud.

Buenaventura dijo...

"Pero soy escritor por encima de todo, por encima de mí mismo: si no escribo no tengo nada. No me tengo."

Revelador. Impactante. Feroz.
Gracias.
Felicidades para lo que se viene.
Salud.

Nayru dijo...

Pablo, leí "La ley de la Ferocidad". Impactante, qué bueno encontrar, entre tanta cosa en la librería, algo
tan groso y bien escrito. Felicitaciones! y también felicitaciones por tu hijo en camino. Ah, y gracias por este blog que permite contactarse con vos, no sabés lo lindo que se siente podés decirle a uno de tus escritores favoritos cuánto admirás su obra.
Si Dostoievski hubiera tenido un blog... uf
Saludos!