19 jun. 2012

Heriberto Ariza: el Quijote de las selvas colombianas

El viaje a San José del Guaviare, que en principio resultaba prometedor (en es lugar habían secuestrado a al Betancourt y es un lugar de Paracos, Farcs, piratas y gente normal en medio de la ultra violencia), se había vuelto opaco y casi mudo. El taller al que fui invitado no tenía ni un talento, nadie que me interesara, ninguna escritura viva y, mucho menos, sincera. La verdad que la gente escriba en los ratos libres es algo que me rompe las pelotas. En los ratos libres es mejor viajar a Disney o ir a no sé que lugares que va la gente para “divertirse”. El circo del soleil y toda esa mierda, pero ¿por qué escribir en los ratos libres? Bueno, está bien escribir, pero ¿por qué publicar o tener afán de publicar aquellas flatulencias escritas en mis ratos  libres? Bueno, todo esto le decía la gente y por supuesto que no la dejaba contenta. Pero por suerte lo mío no es el espectáculo, y si la gente no se queda contenta me importa un carajo. Esté donde esté, aún en plena selva colombiana.
Al otro día la mano pintaba tensa, di un ejercicio y dejé al taller escribiendo, me fui a caminar por el centro cultural, un barco encallado en el río, en un paisaje paradisiaco. Verdaderamente uno de los lugares más alucinantes que conocí en mi vida.
Había una especie de escuela de música llanera, me di cuenta por los instrumentos y porque, en San José, está en el límite con Meta, los llanos colombianos; que no son ni más ni menos que la extensión de los llanos venezolanos. La música más hermosa de Latinoamérica, para mí, es el Joropo. Y me acerqué a ver. Literalmente, alumnos y maestros se tocaban la vida. Pedí música y escuché harpa, cuatro y maracas hasta hartarme. Luego aparte al cantor y le pregunté si en el pueblo no tenía un poeta bueno, porque no podía ser que no hubiera.
--Tenemos a un genio, el maestro Ariza –me dijo el llanero--. ¿Si quiere le doy el numero de teléfono?
--Quiero –contesté y agendé el numero en mi celular.
Al volver al taller me leyeron varios resultados del ejercicio, y fue más de lo mismo. Le dije a le responsable de cultura (que participaba del taller) que me habían dado el numero de un poeta.
--Heriberto Ariza –dije-- ¿por qué no lo invitaron a conocerme?
--Dr Ramos, no queríamos incomodar, es un viejo que de lo único que habla es de poesía.
Y entonces entendí todo: Debía conocerlo y debía alejarme de esa gente lo más rápido posible.
Me despedí y llamé al viejo. Y lo que descubrí fue a un genio atemporal de la literatura que ahora lucho por editar. No tiene nada editado. NADA.
Cenamos juntos, luego nos quedamos charlando.  Me leyó varios poemas, grabé algunos. Hizo su presentación también. No sé, me decidí hopy a mostrarles esto porque no encuentro palabras para describir a este hombre. Mejor lo miran y sacan sus colclusiones.
El Quijote perdido en la basta selva cololbiana.
Disculpen, pero al poema A MIS VERSOS, le falta el último verso porque la cámara se quedó sin batería. En ese video pasa algo alucinante, no dejen de verlo, el tipo que le dijo al maestro Ariza que su poesía “no era fina” estaba presente, y yo lo puteo, sin más. No tener talento no es, en todos los casos, un pecado, pero envidiar, odiar y sepultar al que lo tiene con el mezquino fin de que no sea la medida de nuestra mediocridad, debería ser castigado con la muerte.
Acá los videos, disfruten a un hombre que ES poesía. No podría ser otra cosa. Más adelante transcribo poemas y los publico, él me autoria expresamente a hacerlo.







5 jun. 2012

Colibrí de papel



No duermas si estás volando pajarito
No busques mirando abajo el infinito
No hay nada para mirar
No hay gente en ningún lugar
Andá tranquilo

No te lo reproches más dale olvido
No juntes de acá y de allá repartilo
No pidas para guardar
Que el sol y la tempestad van unidos

Colibrí de papel
No conoce la flor d la miel

No vueles si está dormido pajarito
La flor de la soledad es cielo limpio
es flor de ningún lugar
Florece sin perfumar lo florecido

hay flores de la alegría y del destino
har flores de amaneceres repentinos
hay flores para comer y flores para beber
y hay la flor de la flor de la miel

Colibrí de papel
No conoce la flor d la miel

PARTE C
No es la flor del dolor
No es la flor del rencor
Es la flor de la flor de la miel

Es la flor del perdón
Es la flor del amor
es mi flor esta flor de la miel