8 oct. 2011

Ernesto Snajer

Sarandí-La Paternal-Copenhague    

Algún día lo iba a tener que confesar públicamente. Snajer es el Chino de mis historias. El entrañable amigo de Gabriel al que "le duelen los oídos por cualquier ruidito de mierda".

Es que Ernesto y yo somos hermanos adoptivos el uno del otro hace ya cerca de cuarenta años. O sea, hace toda una vida que nos conocemos, antes de que nuestra vida fuera una vida, en realidad, mucho antes corríamos juntos en bicicleta por Sarandí los fines de semana. Porque, igual que en El origen de la tristeza, él sólo venía los fines de semana y algún tiempo seguido en vacaciones de verano.

Ernesto era el mejor amigo de mi hermano Gabriel. De paso confieso otra, yo tengo un hermano menor, once meses menor, que se llama Gabriel Alejandro. De ahí vienen los nombres de mis dos personajes. Pero con el tiempo, tal vez por la afinidad común con el arte, Ernesto y yo nos unimos más y más. Hicimos muchas cosas juntos. Sacamos discos, hicimos (con nuestras manos) un estudio de grabación súper profesional y una productora ARLYD, que el propio Ernesto sigue. Creo que en danés Arlyd significa "sonido", no sé si eso es verdad, pero para nosotros significaba Argentina Libros Y Discos. Sacamos varios discos y ningún libro pero la cosa es que lo hicimos y eso nos unió más y más.
Hoy es mi hermano del alma, y de él quiero hablar.
Ernesto Snajer es un genio musical. Cuando digo "un genio",lo digo en el sentido pesado, profundo y literal: un hombre de genio musical. Es un interprete formidable de música clásica y de música popular. Arreglador, compositor, y hasta un poco inventor de instrumentos. Siempre anda rompiendo guitarras en busca de no sé qué sonido que, supongo, sólo él puede escuchar antes de que suene.
     Tocó y acompañó a medio mundo de la escena musical, fue editado por Egberto Gismonti (para mí la inteligencia musical del siglo, algo así como el Beethoven del siglo XX)
A lo largo de su carrera pasó por muchas etapas. La puramente folclórica, la tecnológica, y la cuasi rockera. Hoy lidera un trío con Gabriel Alejandro y Guido Martinez que es una mezcla equilibrada y sólida que contiene desde el jazz de John Scofield hasta la parquedad metafísica de Atahualapa.

    Durante mucho tiempo Ernesto mantuvo, y mantiene, un dúo con el increíble guitarrista y compositor Palle Windfeld. Un gran amigo nuestro y gran comedor de provoletas (como entrada y como postre, increíble).
Palle parece, cuando toca chacarera, haber nacido en Santiago, y cuando toca tango, tener más arrabal que el mismísimo Garufa. Y a todo eso llegó guiado por Ernesto de quien se hizo hermano también.
    Una vez, en una gira (la hicimos en una camioneta que Chino había comprado al instituto del quemado, una 504 gasolera palanca al volante. Yo chofer por Argentina toda), paramos para comer en una YPF, y luego de quedar indignado porque "Todo Parra comer ser un mierda" le pregunté  a Palle qué opinaba de mi amigo. Él fue el primero que me lo dijo:
                                                                     "Ernesto ser una genio, lo parió"

También si quieren verlo gratis van a poder en la Biblioteca Nacional. en este ciclo. No se lo pierdan.
Conciertos
Raras Partituras 8
Sábado 29 y domingo 30 de octubre | 17 hs. 
Auditorio “Jorge Luis Borges”
Ernesto Snajer arregla y dirige un concierto dedicado al rescate de obras
y compositores de la música popular argentina.


     Por lo demás les dejo 5 cositas. El tema El Poste, un vals criollo escrito por Chino para dúo de guitarras. Un maravilloso contrapunto y fuga digno de quedar en la historia de la música. De este les dejo dos versiones, una de Ernesto y el trío y otra versión del UMBRAL dúo, para que vean la relevancia de Ernesto en los músicos contemporáneos.
Luego un tema donde ejecuta la guitarra de 10 cuerdas. Mambo-Malambo una monstruosidad propia de Chino y El Cholo, con tremenda intro. Y Soledad con Pedro Asnar.
DIFURTELÓN

4 comentarios:

Claudia Chirino dijo...

gracias por traerlo pablo, a ese amigo del alma, tan necesario como el aire y tan inspirador como la vida...te quiero clau

tito dijo...

Todo lo que escribis concuerdo totalmente, y al Chino lo conozco ya hace mas de 20 años, aunque sea uruguayo. Por su calidad, tanto humana como musical seguimos siendolo, por suerte y será por muchos años mas. A modo de informacion, yo grabé el Poste hace ya más de 10 años (magistral pieza) y fuí yo quien le pasó esta maravilla al Duo Umbral, duo uruguayo del cual soy una especie de padrino. Me alegra mucho que este en este blog y hasta la próxima.Seguí así Pablto, y aver si cuando vaya a Baires no me hagas dormir en el techo

ebp dijo...

Gracias Pablo por la monstruosa música que compartís en este post. Terrible el juego del mambo-malambo, bueno, terrible todo, el choclo, todo. Soy Elio, el comment sale como ebp porque es mi cuenta de google y la firma de mi blog. Me quedé colgado con lo del Negro Aguirre: lo escucho todo el tiempo, incluso en vivo cuando toca por acá. Supe tener varios disco, supe prestarlos y no supe pedirlos después. En fin. Y lo de Inés- Manauta: para mi está bueno haber recibido el libro de sus huesudas manos. Abrazo, y otra vez gracias por Snajer.

Anónimo dijo...

Soy Luis, vi los dos links. QUE GRANDE LOCO! qué músico. Salgo a conseguir todo de él.Vivo en Barcelona hace un tiempo, no creo que vaya a volver pero tengo ganas, Kristina me da ganas.Pero supongo qu ealgo voy a encontrar.
Che, el de la foto es Horacio Salgán?