19 sept. 2011

El tiempo de los dioses

En dos días, si Dios quiere, regreso de Colombia a Buenos Aires. El viaje fue un éxito en el sentido menos capitalista de la palabra (porque el dinero que gané, me lo gasté como dos veces ya... ¡qué bueno!) Tampoco pude dedicarme mucho a este espacio, y mucho menos a mi escritura. Fui  a tres ciudades colombianas a presentar mis libros y mis ideas. Y pasó lo que mejor podía pasar, mis libros se agotaron y mis ideas resurgieron renovadas. 
     Llevo a mi patria una  linda novedad (es una sorpresa) que será un buen beneficio para 13 escritores desconocidos que yo elija. También cerré un viaje para el año que viene, un viaje largo, de más de dos meses donde recorreré (o recorreremos, espero que mi Belén me acompañe) 49 ciudades y pueblos de  las dos costas, del centro y de la selva colombiana, llevando mi taller tan valorado acá como en Buenos Aires.
   Me iba a ir a Europa, la verdad, pero los dioses de acá me llaman y me quieren, son las estrellas que quiero mirar, los pueblos que siempre amé. La mejor gente del mundo vive en latinoamérica, de eso no me cabe ninguna duda. En los demás lugares hay mucha gente buena sí, pero repartida en  dosis homeopáticas.Acá están a mares. O somos malandras o somos alucinantes. Es así.
A dos europeos maravillosos los conocí acá, Luis García Montero  e Ignacio Martinez de Pizón, de quienes luego haré una entrada especial. Luego es una medida Ramos que ya conocen: cuando me salga. Pero seguro pronto porque el poeta y el novelista me fascinaron.

    Pero acá les dejo un tricota de cosas latinas.  Uno: un poema del padre de mi hermano, también poeta, Federico Diaz-Granados: José Luis Diaz Granados. Dos: el músico del mes: Luis Abanto Morales cantando un himno a latinoamerica. Y tres: un par de fotos mías... con un grafitti y con un personaje encontrados en el barrio La Candelaria de Bogotá.
Disfruten de todo.


uno

Los ímpetus callados
por José Luis Diaz Granados

No hay sueños ya. Solo soles marchitos.
por la noche, los vientos y el olvido
pretenden alumbrar los ecos, las cenizas
de vanos sueños que ayer fueron himnos.

No hay sueños ni verbenas ni festines
donde la riza izaba la seguridad del reino;
sin embargo, algo late entre las sombras,
y yo mismo me indago sin repuestas.

¿Qué será que los ímpetus callados
insisten en retar tanta agonía?


dos

Luis Abanto Morales nació en Trujillo, quedó huérfano y muy solo a los doce o trece años. Como no tuvo tiempo de escribir sobre las penurias de la vida: tenía que comer para vivir y vivir para hacer algo grande, se fue para Lima.  Las pasó todas y ganó en todas.  Hoy es lo que todo gran artista sueña ser: la voz de su pueblo. Tiene una carrera brillante pero poco conocida fuera del Perú (creo que ni le importa) aunque vivió en Argentina, y en Buenos Aires. Se casó con una sanjuanina y los dos viven en la hermosa y mítica (mucho más mítica que Londres, París o New York) ciudad de Lima.
     Va una parte de la letra.. ¿nunca te dijo alguien "me aburrís"? cuando le hablabas de por qué te parecen una mierda los gringos... leé esta parte de la letra...y luego escuchala porque SE TOCAN LA VIDA PAPÁ
y de paso fijate esa chiquita que aplaude, esa chiquita es todo lo que América latina es,  ternura, inocencia, amor, futuro...

Cholo soy, y no me compadezcas/ que esas son monedas que no valen nada / y que dan los blancos como quien da plata... (...) entonces ¿qué quieres?, ¿qué quieres que haga?/ ¿que me ponga alegre como día de fiesta mientras mis hermanos doblan las espaldas por cuatro centavos que el patrón les paga?/ ¿quieres que me ría mientras mis hermanos son bestias de carga  llevando riquezas que otros se guardan?/ ¿quieres que la risa me ensanche la cara mientras mis hermanos viven en montañas como topos escarban y escarban mientras se enriquecen los que no trabajan?/ ¿quieres que me alegre... mientras mis hermanas van a casas de ricos lo mismo que esclavas?/ (...) Cholo soy ¡y no me compadezcas!





tres 

Las fotitos... (sacadas por mi querida Katherin Moreno)
un click sobre ellas y las ves mejor



7 comentarios:

Belen dijo...

Claro que te voy a acompañar lindo mío...
Se te extraña y mucho
Beso grande

Frailejón Desnudo dijo...

¡Geniales fotos! ¡Genial paseo! ¡Genial todo!

IreneK dijo...

No sólo los dioses... tus queridos mortales ¡también te queremos cerca!

Eduardo Tovar Murcia dijo...

Hola Pablo, me alegra que hayas estado acá en Colombia; ya somos muchos los que nos hemos delitado con tus libros. Ojalá llegara pronto al Pais "En cinco minutos levántate María". Nos hace falta para terminar de leer la trilogía de Gabriel. Una pregunta, ¿de las ciudades que visitarás estará Neiva?

Además de tus libros, en Neiva te conocemos por el libro de Betuel Bonilla en donde contestaste su cuestionario. Muy sensatas tus respuestas, !Me encantaron¡

Jorge Polanco dijo...

Pablo, te envío un saludo desde Ibagué; aquí la gente quedó muy contenta con tu visita; aunque fue algo corta. Ojala vuelvas pronto y con más tiempo disponible.
PD: Para la próxima te traes una cajada de libros.

Byron Ponce Segura dijo...

Hola Pablo, saludos desde Guatemala. ¡Menos mal que se agotaron los libros y resurgieron las ideas! ¿Te lo imaginás al revés, como también sucede? Un abrazo y que todo siga saliendo bien, Byron.

Hombre de Neanderthal dijo...

Llegué de casualidad por acá y vi esta entrada al viejo Abanto Morales. Muy conocido y popular en el Perú. Su versión de "Las quimeras" queda grabada en la mente por mucho tiempo.