17 jul. 2011

La pena es grande, pero el corazón está acostumbrado

Creo que la dignidad y la belleza del fútbol argentino quedaron perfectamente a salvo. Creo que fue digno, porque se jugó a un fútbol por momentos bello, y si bien no fue de lo más efectivo, creo que tuvo que ver más la suerte que  con otra cosa.
Dos grandes equipos frente a frente, dos ideas distintas del fútbol (yo prefiero la nuestra, la que por momentos tiene algo de magia, algo de poesía). No soy fanático de la garra pero la respeto y la selección de Uruguay es una merecedora intachable del triunfo.
Pero justo en estos momentos, donde los medios exitistas tildan de fracaso perder por penales un partido de fútbol, es bueno estar con la celeste y blanca, una gran selección que ya cortará esta racha de quedarse en el camino.
Vamos Lío
Vamos Kun
Vamos Pipita y vamos los pibes.
Arriba de esta y a esperar la revancha que siempre viene.

Les dejo esta foto del ángel de la alegría, porque hubo uno solo, hubo un genio de la lámpara, y vistió la nuestra.


 

No hay comentarios: