2 mar. 2011

Retrato de una artista cachorro

Se llama Paula Herrera. Es sanjuanina y pronuncia la "Y" como "í", no como "Ye". Tiene el talento de un dios, o tiene a Dios como talento, no lo sé. Muy pocas veces estuve cerca de un ser así, un ser lleno de amor, lleno de luz, tan poco contaminado todavía. Es sólo mirar esta foto, tratar de encontrar diferencias entre uno y otro ser. No las hay, tanto es así que podría estar hablando de cualquiera de los dos, pero no hablo del gatito, hablo de Paula: la niña. Hablo de mi hermosa Paulita: la escritora de la cual, en siete u ocho años, tal vez hable todo el mundo literario. 
Me llegó por primera vez su pedido de "clases particulares" a Berlín. Llegó junto con un cuento de ocho páginas, un cuento muy bueno cuando pensé que lo había mandado una chica de al menos veinte años, un cuento notable cuando leí bien el mail donde decía que ella tenía tan solo diez.  El texto rezaba una súplica: "Nadie en San Juan acepta niños".
Pensé que se trataba de una broma, de que alguien me quería hacer pisar el palito. Le di el texto a una escritora amiga y ella me lo confirmó: "No puede haberlo escrito un niño" Entonces respondí el mail, pedí fotos y un teléfono para hablar. Me llegaron al otro día. Miré las fotos, llamé por teléfono: era verdad, era increíble.
    No voy a publicar acá ese cuento, sólo a decir que un agente alemán lo leyó y quería el contacto (la preservé de eso por supuesto), Paulita no es una novedad, es alguien serio y delicado, alguien que mi Arcángel Miguel me trajo para cuidar, y para alegrarme la vida, realmente. Voy a publicar acá tres textos cortos de ella, y además una foto en dónde estamos juntos (además de la foto de ella y su gatito negro... (¿Estará mi querida Paola Kaufmann ahí metida?)
     Ah, también va  una foto mía que le mandé a ella hace poco, con un cartel, y al costado un mundo de dulces y juguetes. Son los regalos que me mandó ella junto a su madre y ahora amiga mía, Claudia, cuando se enteraron de mi caída en moto. La moto que me mandó, la de juguete, es igual a la mía, IGUAL.
     Disfruten de Paula, recuerden y esperen. Sobre pocas cosas sé, sobre muy pocas, pero huelo a un escritor a kilómetros, aunque esté disfrazado de niña.



 
Tres textos cortos  por Paula Herrera


¿Volverá?

Creo que no volverá. La última vez que se fue por la ventana no me dejó rastro alguno. Solamente oigo el viento que sopla en las hojas. No es él. Aún espero su llegada. A veces escucho sus pasos que se aproximan, pero no: me abandonó. Adónde se habrá ido, me pregunto. ¿Regresará?
    Eso espero.


Ella

No sé lo que es, pero tampoco sospecho algo de esa mujer. Tal vez será... por su forma de caminar, o cuando se detiene y mira para todos lados. Creo que ayer la vi pasar por mi casa. Y me miró con desconfianza. Recuerdo su mirada penetrante, oscura, jamás la olvidaré.
    Otro día la vi en la plaza, y como siempre, iba sola. 


Rojo

Me resultó fácil matarlo. Con tan sólo averiguar quién era yo fue suficiente. Su cuello era largo... además me convenía: la luna llena me lo dijo. Ya tenía los dientes afilados.
    Al terminar con su vida me quedó la boca manchada de rojo. El hombre se llamaba Ron. Había sido mi enemigo desde la secundaria, y... siempre había sospechado de mí. Encontró lo que buscaba, y se despidió de su vida.
    Volví a mi casa cansado y tomé un poco de vino. Su sabor es un rojo fuerte y caliente, me recuerda a aquella vez.
    Ahora trato de evitarlo todo el tiempo... pero mis colmillos no lo soportan... sólo la luz me impide hacerlo.


Yo en mi casa de Rosario de Lerma (Salta), con los regalos de Paula y Claudia
(remera inclusive):

Paula y yo en el aeropuerto de San Juan, cuando por fin viajé a
conocerla (el sombrero es mío, bueno ahora me lo robó
Gonzalo Heredia):


18 comentarios:

Anónimo dijo...

QUE PUEDO DECIR...GRACIAS. SABES QUE TE AMAMOS.

Anónimo dijo...

Bella, muy muy muy bella Paulita, porque vos lo decis Pablo y porque ahora yo también la leí.

Pero, pero... tenés que protegerla (de verdad: EN SECRETO) para que en estos tiernos años, pueda seguir escribiendo sobre seres anónimos, esos seres con la mirada huidiza, la mirada puesta en cualquier cosa, excepto ella.

No permitas (aún) que intrusas miradas invadan el país de su infancia, ese maravilloso lugar cuna de su inspiración.


...

Anónimo dijo...

... y ese sombrero,
ESE SOMBRERO,
en esas 3 MARAVILLOSAS cabezas...

quiero
ese sombrero!

(Ay... si el talento se contagiara así de fácil)

Adriana Lis dijo...

¡Cuantas preciosuras!
Paula, sus cuentos, los regalos, tus comentarios, esa madre Claudia... En 2009 organicé desde mi blog Orillera un certamen literario " para menores de 40", para " vampirizar " jóvenes ja ja, para que no escribieran mis amigos... y apareció Paula. Y sí, tenía menos de cuarenta. Con Cucurto y Panno ( que me ayudaron a elegir) disfrutamos de sus cuentos y le mandamos de premio,libros y golosinas! Desde entonces, Paula anda por la orilla , su mamá me escribe para compartir buenas noticias y yo sumo felicidad y ánimo.
¿ Dale que un día entre San Juan, Buenos Aires y La Pampa nos encontramos los tres para una fiesta de lecturas y alegría?!!
Saludos.
www.orillera.blogspot.com

Gastón Córdova dijo...

Definitivamente, es un milagro.

Anónimo dijo...

Cuando pasan estas cosas es cuando uno cree en el futuro, así, sin más. Y creo en la causalidad, también, por algo se entrecruzaron esos caminos.
Creo que ha dado con la persona indicada.

Un abrazo enorme,
Damián

Anónimo dijo...

MARAVILLOSA PAU... REALMENTE TALENTOSA MI SOBRINA.

LIZ dijo...

MARAVILLOSA PAULITA. ¡UN GRAN TALENTO!REALMENTE UN ANGEL.

Jorgelina dijo...

PRECIOSA!

maria dijo...

Maravillosa, bellìsima Paulita, muy talentosa. Cuìdala.
Gracias por compartir con nosotros toda su belleza
un abrazo

Fabian Martinez dijo...

Puro Talento¡¡

Anónimo dijo...

DE OTRO MUNDO...DE OTRO.

silvia dijo...

que sueño esa criatura¡¡¡ que suerte Pablo¡¡¡. Te felicito.

Anónimo dijo...

COMO NO QUERERTE HERMANO QUERIDO,TE EXTRAÑO TANTO,TANTO...TE QUIERO.

Anónimo dijo...

COMO NO QUERERTE HERMANO QUERIDO,TE EXTRAÑO TANTO,TANTO...TE QUIERO.

Makuni dijo...

cachorra y angelita. espero sus letras, las espero.

martino isol lange dijo...

gracias pablo paula
y el gato
por compartir la bendicion
de su arte

(yo que siempre
soñé con ser escritor
por miedo a la soledad
me vengo a enterar
recién ahora
del terror a la belleza
que mis manos puedan)

Martino Isol Lange

Ariel Guzman dijo...

¡que niña!lindo que halla llegado a tus manos pablo, para que la puedas guiar. un abrazo y como siempre esperando cosas tuyas para leer.