20 oct. 2010

Si vos ni leiste a Bolaño

Hace unos instantes acaba de llegar el primer insulto a este blog. Sabía que iba a pasar. Muchas veces al abrir la página y ver que tenía comentarios temí encontrar palabras hirientes, insultos anónimos, gratuitos, como suele suceder en la internet. Pensé también que estaba preparado. Que la moderación me protegía, porque nadie más que yo iba a leerlos y por lo tanto iba a poder hacer como si no hubieran existido.
          Pero bueno, llegó el primero, de boca de una mujer. O al menos bajo la firma de un nombre femenino. Entonces decidí, además de no publicarlo, dedicarle unas pocas líneas:
          Me dolió, tesoro, de verdad, ganaste, me dolió. No me dan ganas de contestarte mucho porque no hay ningún planteo de ningún tipo en el comentario, apenas unos nombres de escritores que a vos te parecen “únicos” Y luego solo decís que te identificás con lo que digo, pero que me vaya a… y viene un insulto tras otro hasta que, supongo, el pudor, o el cansancio te detuvo. Seguramente fue el cansancio.
          Qué decirte:
          Esto que repito, tal vez: me dolió, lo lograste. Y además que te lo agradezco mucho, porque pensé que esas cosas no me afectarían más, que me había hecho demasiado duro. Pero se ve que tanta escritura, tanto tiempo dedicado a esto que se supone que vos también amás, me ablandó un poco. Digamos que habrá sido un efecto colateral, una contraindicación, como quieras llamarlo. Pero bienvenida, te juro, estaba cansado de aquel hombre, cansadísimo.
          En el comentario nombrás a Bolaño a Levrero y al colombiano Caicedo, no sé porqué los ponés como en una “vereda de enfrente”, o algo así. No lo entendí bien. Se ve que al menos me leiste. Je.
          Saco a Bolaño del medio, más allá de ser demasiado obsecuente con sus amigos y nombrarlos permanentemente como los grandes escritores que no son (hablo de Pauls, Neuman, etc) escribió al menos un libro que me gusta mucho “Llamadas telefonicas” Y un cuento de ese libro Sensini, se me quedó en el alma. Casi todo lo demás de él me aburrió, no por las historias en sí, casi siempre buenas, sino porque su prosa me parece un plomazo.
          Con respecto a Caicedo, leí solo “Viva la música” porque lo recomendó Fabian Casas, a quien quiero, respeto y muchas veces admiro. Ojalá ese chico hubiese sobrevivido a sí mismo para corregirlo, el libro se cae pero se nota que él desborda de talento. A mí no me alcanzó ese potencial y ni el más profundo amor y respeto que siempre me inspiran los suicidas, y no pude ir más allá de la mitad de sus páginas. Nuestro Alejandro López escribió una novela notable, con un personaje similar: “La asesina de Lady Di” infinitamente superior a al novela de Caicedo.
          Mario Levrero, y bueno qué decir: de lo peor. Le hubiera convenido seguir con los comics, porque en los globitos entran pocas palabras ¿viste? Me parece un escritor torpe y opaco, pero sobre todo falso. De estos que dicen la palabra “diamante” y yo pienso inmediatamente en un pedazo de plástico marrón. Y si dicen “el amor de una joven hermosa” yo pienso en un viejo con pañales llenando de baba a una adolescente drogada o en coma farmacológico. Qué querés, es “involuntario” como su trilogía. Por suerte hay trilogías voluntarias, pensadas, escritas por un motivo, corregidas hasta morir. No es el caso de Levrero lo sé y claro, la moda más actual es destacar defectos como virtudes, declararlos defectos voluntarios. Yo llamo a eso hipocresía.
          Este hombre (habrá sido un muy buen hombre) es un escritor de segunda línea que hoy se pone en la categoría de maestro con una clara intención: bajar un poco el cielo literario al que debemos apuntar los que nos tomamos enserio la escritura. Hacerla más fácil. Ojo que él no tiene la culpa, él es el menos Levrero de los Levreros, al menos no le pidió nada a nadie. Pero….
          Es así nomás querida dama: estoy en la vereda de enfrente, no tanto de ellos, pero si de vos y de la gente como vos.
          Pero amigos vas a tener, ojo, en Uruguay, en Argentina, en España, en el mundo entero existen talleres con el “Método levrero” (así alguien lo llama en Uruguay). un metodo que supongo debe ser accesible, facil de llevar a delante a pura voluntad disfrazada de desgano existencial. Nada más dale una mirada a la colección Flexes Terpines, o a las muchas antologías que hay editadas. “Publicar cualquier cosa es mejor que no publicar” algo así debe susurrar el método al oído del joven escritor. Y de ahí van saliendo. Y es posible que estén en la lista Granta, o en la lista Guines o en la boca de tal o cual pelotudo de turno que se crea el oráculo de la cultura global.
          Hace poco, sin más, vino un exponente pos Levrero, dio una conferencia en el marco FILBA de por qué hacer arte (él hace arte y perece que d eso sabe mucho). Creo que está en internet porque el tipo este se filma y todo, se adora. Habla como si hubiera inventado la pólvora, pero tiene la pólvora mojada. Y lo lamentable de la conferencia no son las burradas (que no tienen fin), sino el tedio que genera en el alma de los que tenemos alma. Tedio: ganas de que te trague la tierra. Ganas de no ser, de no haber sido nunca, ganas de perder la pelea, de dejar el mundo en manos de esta burguesía cultural, de estos mediocres, mediáticos, medidos, miedosos. La espina soy yo, y otros como yo.
          Te guste o no querida. Podés herirme más y más. Cada insulto lo voy a sentir, te lo garantizo. Lo que no podés, lo que nadie puede ni pudo nunca, es pararme.

                                                                                        Atentamente, ramos

39 comentarios:

claudia dijo...

Te quiero, Pablo!!!! No te dejes lastimar, pero si después de la herida salen textos como este... al menos vale la pena la herida. Claudia Piñeiro.

Guantes De Lana dijo...

Pablo: Me sentí identificado con tu texto, cuando comencé con esto de los blogs y textos recibí insultos y agresiones, por alguna vez haber dicho algo ideológico. Me llamaron rojo de mierda y cosas peores, así puse moderación en los comentarios y como bien decís vos no logró evitar la herida o el dolor de leerlo. Y tu respuesta al insulto es genial, simplemente eso.

abrazo y saludos totales

Anónimo dijo...

Enojado sos muy gracioso
"viva la musica" te la recomendo tu hermano Juan... Y la pasion de esa novela es innegable.
La de Lopez es mejor, es cierto.

Leeria 1000 paginas de enojos sin cansarme, es genial.

Fede dijo...

No haga caso Ramos, no vale la pena. Coincido con algunas apreciaciones, algunas cosas de Bolaño me aburren mucho, y a Pauls se le nota el artificio. No leí a Levrero, me sacaste las ganas. Fabián Casas, un grande, lástima cuando le pega a Maradona, logra que me enoje mucho con él. Chau Ramos, te veo el sábado, desde mi platea

Pablo Ramos dijo...

Es verdad, VIVA LA MUSICA me la recomendó mi hermanito menor, Juan. Lo que quise decir es que tiene prologo de Casas.

Anónimo dijo...

Cada vez que te leo es como si me tomara un vaso de ginebra, no un trago, un vaso, de esos de vidrio ordinario que antes servian en el club.
Me emociona leerte, mucho mas escucharte.
Me alegra el comentario de esa mujer (si es que existio) porque sale el mejor Ramos, el que mas admiro.
Los Tipos que tienen tu pasion hacen habitable esta cueva.

Estar latiendo dijo...

Pablo:
primera vez en tu blog. Y es muy loco, porque hoy es un día de broncas acumuladas para mí también.
Es verdad, sí, que muchas veces, de lo negativo sale la maravilla (y me viene una letra de Silvio).
Por otro lado, siempre tuve una duda acerca de la legitimación de los autores. ¿Por qué, quién y qué los legitiman? ¿Es válido que lo hagan las academias?
Por dar un ejemplo (y tal vez me venís encima, no sé, insisto, es mi primera vez acá), Saer a mí no me gusta... O como decís vos, «no por las historias en sí, casi siempre buenas, sino porque su prosa me parece un plomazo» ¿está mal?¿me hace menos lectora?
Y para finalizar, yo, que me estoy tratando de hacer un camino como editora no acuerdo para nada con eso de que «Publicar cualquier cosa es mejor que no publicar», bastante basura se publica hoy día, y encima se llenan las librerías con cosas que son saldadas en un muy breve lapso.
Un aplauso, entonces, por su descargo y acordamos en muchas cosas.
Vuelvo, troesma.

abrazo:

Ju

julieta dijo...

sos un capo!! no se puede contestar una agresion con semejante texto ,realmente increible ,te queremos ramos!!!!

Anónimo dijo...

En Sociale ste estuvimos esperando... No se por cuanto tiempo mis compañeros, yo aguante hasta 11:30...
No importa que haya pasado lo que me interesaria es que se pudiera dar la charla porque me resulta por demas interesante la idea.
Espero que estes bien!
Saludos, Carla.

Anónimo dijo...

Sensini es un cuento hermosisimo. Arranca Bolaño y termina Carver.

Los tipos que tienen tu pasion hacen habitable esta cueva (me encanto)

Maria Gabriela Belziti dijo...

Pablo es obvio que ALGO generas...

No veo el sentido de un insulto... críticas constructivas sí... pero ¿insultos?
Yo no leí a ninguno de estos autores... y puedo seguir viviendo... quizá me esté perdiendo de mucho o de poco... no lo sé...


un abrazo enorme... para uno de mis maestros en el arte de la escritura...
Gaby

Alejandra dijo...

Pablo: odio, amor, deseo ignorancia, son las luchas humanas y los sentimientos que nos desafían para alinearnos.Está bueno que nadie te pueda parar, porque el deseo por lo que amas siempre quiere imponerse.
Me encanto el tema "Los que quieran" toca la fibra de todos.

Alejandra

Luna dijo...

Ayer de tarde estaba re-leyendo a Bolaño (Entre Paréntesis). Libro en mano, abandoné la búsqueda de esa frase que tanto me había gustado, pero antes me topé con otra y enseguida me acordé de vos: seguro a Ramos esto que dice no le debe causar ninguna gracia, pensé y entré a tu blog.
Qué susto!!!
Tal fue la impresión que el libro, aún en mano, voló a la gran siete!

Leí algo (muy poco) de Levrero y varias cosas me resultaron interesantes, más que la escritura en si misma (la extrañeza, su visión alejada del mundo, de lo que se supone son los cánones...)
Concuerdo con eso de... Levrero es/era el menos de los levreros.Por eso mismo no sé si estoy tan de acuerdo con lo de su "hipocresía". Creo que si viviera él sería el más sorprendido por tanto homenaje. Según tengo entendido, en sus talleres tenía la virtud de hacer escribir, que se animaran a comenzar, con lo que fuera, como fuera, como un mero EJERCICIO, pero de ahí a hacerles creer que eso era todo a lo que deberían aspirar... me parece que aquí existe una confusión (no tuya, Ramos)

Repito: creo que él sería el más sorprendido de todos... por su encumbramiento y porque sus alumnos se quedaran sólo con eso que él intentó facilitar simplemente como un punto de partida.

Según eso que leí que decía Bolaño, Levrero y vos estarían en la misma vereda.

Envidio al de la "cueva", resume en poco lo mismo que pienso.

Luna dijo...

Uy... rápido, rapido, antes que...

Ramos, por si no quedó claro, mi intención era quedar bien con todos.
Es que rodeo, rodeo el asunto y cuando llego al punto, ya se me escapó y cansé, ¿te suena?
No, vos no, obvio!

No, en serio, creo que:

Bolaño era y es un fenómeno,
Levrero también, a su manera: un extraño fenómeno
y Ramos, qué decir: un grande!

Tenés elementos "escritos" para destrozarme de por vida, así que prefiero huir a otra galaxia antes de proferir hacia tu persona algo que se parezca siquiera a un insulto.

Y yo si que no soy imparable como vos.

Bromas aparte, es lo que pienso.

(y NO publiques esto que me muero de la verguenza, ten piedad de mi)

Max dijo...

Bien Ramos! Palabras de apoyo para los que corregimos hasta gastar las teclas, bien a contracorriente de la mediocridad que circula y ahoga. Encarar la literatura como un laburo, como nos enseñó la querida Liliana, es una manera de ver la vida, una ética. Usted siga en esa línea, que muchos venimos atrás.

Pablo Ramos dijo...

Luna
querida. Está muy bien que te guste Levrero, lo mío es sólo un credo. No creo en su literatura, a eso me refiero con FALSO. Eso de "me levanto, saco un dinero del señor Guggenhein...etc" a eso, sólo me refiero.
Y a que su prosa es pésima, repetitiva y fea. Creo que la fealdad es lo que más me molesta en él. Esa idea de que la literatura es fea. No sé.
un beso, Luna!

Luna dijo...

Nunca dije que me gustara Levrero, sino que me interesó o atrajo cierta extrañeza que vi, en lo poco que leí de su obra. Eso por fuera de su escritura que me pareció tal cual decís, en lo poco que leí de su obra.
Ahora entendí el punto de lo FALSO.

Gracias por la aclaración.

Nahuel aciar dijo...

"me duele una mujer en todo el texto..." parafraseando a Borges, eso se siente en tus palabras. Debe de haber sido brava la estocada che...
"Fuerza canejo, sufra y no llore, que un hombre macho no debe llorar..." jeje, como dice el gotan.
Un abrazo loco

Nahuel

dbocaenboca dijo...

Hola Pablo,

Coincido con los que dijeron que el texto que resultó de esa agresión es simplemente "soberbio", no en el sentido de "arrogante" sino de "grandioso", "magnífico". Ojalá todo el mundo se peleara o dicutiera en estos términos y no a las trompadas. Terminé "En cinco minutos..." hace unos días, es genial (los otros 3 ya los había leido). Iba a ir a la presentación y se me complicó, estuvo linda?.

Por si te interesa chusmear, te dejo un artículo que escribí en mi blog sobre "En cinco minutos...". Espero que te guste.

http://dbocaenboca.wordpress.com/2010/10/11/pablo-ramos-en-cinco-minutos-levantate-maria/

Un abrazo,

Anónimo dijo...

PABLO QUERIDO ¡¡¡ SOS NUESTRO ÍDOLO POR SIEMPRE...TE QUEREMOS TANTO. PAU Y CLAUDIA.

Anónimo dijo...

Pablo,

Decís algo que deberíamos remarcar y es eso de bajar el listón que nos fijamos, algo así como "si hacerlo bien cuesta trabajo, entonces no lo hagamos tan bien, seamos mediocres y todos contentos"... es muy loco, en esta época de tanta corrección política, de una tendencia lo fácil. En fin, tal vez lo importante no sea la moda sino tener una.
Un abrazo,

Damián

Natalia M. dijo...

Maestro. En general, odio los comentarios genéricos tipo: buenísmo, te felicito, sos un maestro!, ¡pero esta vez no me puedo contener! No conozco el mensaje de esta persona pero huele a enciclopedismo, fanatismo y, sobre todo, mala leche.
Me gustó cómo apretujaste la bronca hasta que salió transformada como plastilina: ahora la podés moldear como quieras.
Saludos!

Freddy Pérez dijo...

insultos, pues si, tarde o temprano llegan, me han llegado igual, eso que mi blog es algo casi personal, pues lo lee casi nadie jaja.

tienes razón, los insultos llegan, pero estan lejos de detenernos.
para eso se necesitaria una pistola.

saludos.

Nayla Marchese dijo...

me siento tan inculta, ni se quién es Levrero... pero por lo visto no me pierdo de mucho!

Abrazos!
(estuve ayer en el Atenéo y me emocionaron MUCHÍSIMO! Gracias!)

Carmen Pagliano dijo...

Hermoso Pablo! Ternura, si ternura es lo que me despertaste desde la primera vez que te vi. Hace como dos años un flaco te estaba entrevistando en la tv -yo estaba lavando los platos en la cocina, escuché tu voz, tus palabras, largué los guantes y me paré frente al televisor: quedé muda- a partir de ahí te busqué en internet, en las librerías y no pude parar de leerte, sólo me faltan tus poemas que no he podido conseguir. Loquito...me diste justito en el alma. Ahora tengo dos urgencias: una: esperar a que llegue a Montevideo "En cinco minutos...", la otra: abrazarte muy fuerte cuando vengas por acá.
Gracias de corazón, hermano.
Ah!y no le des bola a la gilada.
Te quiero mucho
Carmen Pagliano

romina dijo...

yo soy de esas personas que solamente leen, por lo general, nunca comento. sólo por esta vez me sumo a la oleada de mensajes de apoyo y sana sana, y maravilla.
un abrazo

gabriel dijo...

MAESTRO ¡¡¡¡
hay de todo en la parrilla del señor, pero insultos ?
"...necesito dejar libre lo que no me pertenece, mejor sera que se lleve el rio lo que no es mio "

Un aporte del discuros vacio de levrero;
Prosigo, tratando de desarrollar temas poco interesantes, inaugurando tal vez una nueva época del aburrimiento como corriente literaria. Hoy comencé, hace dos renglones, con una letra de tamaño muy grande, la que en el segundo renglón se redujo bastante. ¿Por qué se redujo? Porque empecé a prestar atención a la forma de continuar la frase que había comenzado, queriendo evitar incoherencias. Y la conclusión es que, limitada como es, mi atención no puede ocuparse de dos cosas distintas. Aquí lo prioritario es la letra y no el estilo, de modo que las incoherencias están permitidas. Afloja la tensión, muchacho, y dedícate a tu laboriosa tarea de dibujo. No es fácil olvidarse de la necesidad de la coherencia. Aunque después de todo la coherencia no es más que una compleja convención social. Sospecho que la frase anterior es una gran mentira, pero ahora no tengo el derecho de ponerme a analizar estas cosas. Otras cosas, tampoco. Debo caligrafiar. De eso se trata. Debo permitir que mi yo se agrande por el mágico influjo de la grafología. Letra grande, yo grande. letra chica, yo chico. Letra linda, yo lindo."

Pablo Ramos dijo...

Gabriel querido
lo que copiaste del Discurso Vacío lo dice todo. O un poco más, creo, tal vez si hubiera puesto LEtra pelotuda yo pelotudo, le creería algo.
Lo de yo lindo debe ser un broma terrible.
espero.
Ah gracias Nielsen por corregirme las faltas de ortografía.

Anónimo dijo...

dale, si vos también sos un viejo baboso y fabulador...

Pablo Ramos dijo...

Anónimo, te contesto:
TENES RAZON
pero yo
no digo que Levrero lo sea.
Digo en lo que pienso cuando lo leo, en las imágenes que me vienen. Y era un ejemplo suelto, no me refería al baboso y pseudoperdedor personaje de su Novelita DEJEN TODO EN MIS MANOS.

y chau, no respondo más

Anónimo dijo...

QUERIDO HERMANO ME ENCANTA ESCUCHARTE DECIR QUE NO PODRÁN PARARTE,NO PARES NUNCA LO QUE HACES ES MARAVILLOSO.
TE AMO CON TODO MI CORAZÓN,Y NO OLVIDES QUE DE BUEN HUMOR SOS HERMOSO...
VOS SABES.....

Lucas Arrimada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Acuña dijo...

La concha de la lora y la puta que lo pario... vale la pena leer este blog.

Marta dijo...

vos tenès que dar talleres de discusiòn "con altura" a màs de uno!!!!!
en este paìs hace falta capacidad de argumentaciòn, de discusiòn y mucha educaciòn para responder como lo hacès vos. Sin un pelo de agresiòn, de violencia o de mala educaciòn.
muy bueno!

Florencia dijo...

NO, NO, NO!!!! No debiste contestar. Quienes hemos leído a los tipos que nombran, sabemos por qué lo hacemos. No todo nos gusta, y por qué debería? Soy bastante obsesiva cuando leo, por lo que tengo que pasarme todo lo que encuentro de cada escritor (mi biblioteca parece una librería: organizada por autor), esto me ha llevado a tragarme serios bodrios, pero a esta edad no tengo ganas de cambiar esta tontería.
Cada vez que viajamos a Buenos Aires venimos con la maleta llena de libros, recomendados por amigos o libreros, y este año mi marido me trajo "en 5 minutos..." cuando veo que era parte de un todo que no había leído entré en el ahogo de la abstinencia, hasta que una amiga volvió y me trajo "historia..." y La ley...", entonces sí pude comenzar a leerte.
Imán, eso resultó ser para mi, voy por la 252 del segundo libro y no puedo parar. Pero eso no te da derecho a entrar en "la guerra de las vedettes" que alimentaba Mirtha.
Disfruto con la literatura, me gusta Tabarovsky, pero me da asco cuando habla de los demás. Los únicos que podemos hablar de ustedes somos nosotros, los que los compramos y nos creemos vuestras historias (verdaderas o consecuentes).
Veo que tenés un grupo de fieles que te apoyaron en esa respuesta, pero creo que con el primer parrafo ya estaba. Te dolió, te jodió, te metió el dedo con su larga uña en tu peor llaga... bancátela, no enciendas el ventilador, no queda bien.
De todos modos, das muchas ganas de abrazarte.

Florencia dijo...

NO, NO, NO!!!! No debiste contestar. Quienes hemos leído a los tipos que nombran, sabemos por qué lo hacemos. No todo nos gusta, y por qué debería? Soy bastante obsesiva cuando leo, por lo que tengo que pasarme todo lo que encuentro de cada escritor (mi biblioteca parece una librería: organizada por autor), esto me ha llevado a tragarme serios bodrios, pero a esta edad no tengo ganas de cambiar esta tontería.
Cada vez que viajamos a Buenos Aires venimos con la maleta llena de libros, recomendados por amigos o libreros, y este año mi marido me trajo "en 5 minutos..." cuando veo que era parte de un todo que no había leído entré en el ahogo de la abstinencia, hasta que una amiga volvió y me trajo "historia..." y La ley...", entonces sí pude comenzar a leerte.
Imán, eso resultó ser para mi, voy por la 252 del segundo libro y no puedo parar. Pero eso no te da derecho a entrar en "la guerra de las vedettes" que alimentaba Mirtha.
Disfruto con la literatura, me gusta Tabarovsky, pero me da asco cuando habla de los demás. Los únicos que podemos hablar de ustedes somos nosotros, los que los compramos y nos creemos vuestras historias (verdaderas o consecuentes).
Veo que tenés un grupo de fieles que te apoyaron en esa respuesta, pero creo que con el primer parrafo ya estaba. Te dolió, te jodió, te metió el dedo con su larga uña en tu peor llaga... bancátela, no enciendas el ventilador, no queda bien.
De todos modos, das muchas ganas de abrazarte.

Carito dijo...

que altura para contestar.. no puedo para de leerte. ja!

Pero mi hijo me pide la leche.. te sigo después!

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Más felinesco, imposible.


Lu.

/de Avellaneda.

PARALLAX dijo...

Pablo, me siento identificado yo también. Varias mujeres me insultaron, no sólo la escritura, sino la propia hombría, el propio amor por uno, por los demás... sentí que era deconstruido a una monovisión de otros y, lo peor, no podía defenderme porque la emoción le ganaba a la lógica. Pero creo tener razón cuando digo que alguien que te critica sólo busca sentirse más. No creo que quien te haya atacado llegue a tu altura así que, ¿porqué darle pelota? Sábato en "Querido y remoto muchacho" decía que se podría criticar a un atleta por su manera de comer (no recuerdo el deporte) pero eso no hacía al que criticaba mejor, porque lo que estaba en juego era el deporte, no lo otro. Borges, en "Aprenderás", dijo: "[...]Aprenderás que con la misma severidad conque juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Aprenderás que es uno mismo quien debe cultivar su propio jardín y decorar su alma, en vez de esperar que alguien le traiga flores..." Si ella te juzgó así, dejala, será condenada por sus propios parámetros. De dos de los más grandes escritores argentinos anteriores al siglo XXI, la "edad de oro" por decirlo así (según mis zafios aprendizajes, no soy muy letrado, descontando así a Horacio Quiroga, Abelardo Castillo, Roberto Arlt, Pedro Orgambide y Ana María Shua), te dejan estos mensajes de recuperación. A mí me sirvieron para vencer esa tristeza que uno tiene cuando la crítica tóxica llega sin fundamento, arreando el desmérito de quebrar lo hecho con trabajo y gloria. Igual, acordate que así quisieron quebrar a tipos como Sábato, hasta el propio Borges y su amigo Bioy. Y Sábato, aunque afligido, siguió con mil cosas para dar al arte y a todos.