5 jun. 2010

El hambre y las Ganas de Comer

Queridos amigos del blog.
Estoy a mil. De verdad. Sobre todo con la salida de mi nueva novela. Retoques, cambios, contrato, dossier, tapa, contra-tapa, solapa... tocata y fuga de una parte tediosa pero muy necesaria de la realización de un libro.Tediosa porque no es lo del escritor, porque uno ya está podrido, ya está escribiendo otra cosa, ya no quiere saber nada con la novela esa que "va a salir". Porque en rigor, YA SALIÓ, de uno, jeje... ustedes saben bien a lo que me refiero.
Por eso la borrada, aunque tengo muchas ganas de hablar (esto no es escribir, lo repetiré siempre) de Sergio Gaiteri, de José Campus. Los pongo de ejemplo porque preparo un especial de cada uno de ellos como hice con Liliana Heker.
Le pedí a Fernanda Trias que me escribiera algo, pero resulta que ella está a mil también, con la corrección de la versión definitiva de su novela La Azotea. Que de por sí ya estaba muy bien, pero que con todos los cambios y ajustes promete ser un texto maduro y demoledor. Lo digo porque lo vengo siguiendo de cerca, privilegios que tengo a veces con algunos escritores
Cuando ya desesperaba, y luego de la visita de Gabo a Berlín para charlar, pasear y hacer la gráfica de nuestro disco (para la cual mi querido amigo porteño-alemán: Timo Berguer trabajó tan talentosamente sacando fotos y Julieta Mortatti aportando sonrisas, ideas, y la capa) El hambre y las ganas de comer, me llega un mail de él con unas fotos sobre la Feria del Libro de Madrid.
Acá se los dejo. Y pego cuatro fotos, dos de esa feria, una mía tratando de no perder el control de la bicicleta (financiera) y otra más de Gabo y yo, haciendo el papel de estos super héroes: Hambre y Ganas de Comer, que no son la misma cosa pero se parecen bastante. A ver ... ¿quién es Hambre y quién Ganas de comer? el que acierte tiene un disco gratis.

Saludos y hasta pronto, Pablo



E-mail de Gabo Ferro desde la Feria del libro de Madrid

Querido Pablo: hoy fui a la Feria del Libro de Madrid, a conocerla y de paso para ver si encontraba tus libros y los míos.
No se si sabés como vengo con los libros; que salvando los que ya tengo y los que escriben o me recomienda la gente que quiero hace largo rato que no me pasa mucho con la lectura ni con los escritores. No se si será bueno pero este desinterés no me inquieta. Será porque me someto a cualquier estímulo que pueda volver a prender la gana para ver qué se escribe, qué se edita y quien se encarga de la escritura y quien de los trámites. Así que entonces, al menos una vez por semana, visito las librerías como mi abuela visitaba las iglesias: una tras otra para llevarse nada. Contándote descubro que además de ir a la Feria para pasear y buscar tus libros y los míos, la visito para ver si me estimulo, si me secuestra la conciencia algún libro nuevo o algún autor. Pido mucho lo sé; pero no le pido a los libros nada que ya no me hayan dado.
Entro a El Retiro en un día de sol con hombres, mujeres y niños sueltos o de la mano por todos los sitios, sobre el pasto, sobre los árboles y sobre sí mismos. Hace muchísimo calor pero lo disfruto pensando que a mí pronto me llega el invierno.
Llego a la misma Feria. En la primera caseta veo una fila larguísima que va a dar al sitio dispuesto para que el autor se encuentre con sus lectores para la consabida firma. Como en una de misterio jugueteo con adivinanzas de quien será la celebridad que ha puesto a tantos lectores a la espera y bajo el sol. Me estiro y leo: "Hoy llevate tu libro firmado por Snoopy". Y efectivamente, ahí estaba el mismo Snoopy en trapo y hueso vendiendo ejemplares como estampitas de San José un 19 de marzo. Saco el teléfono y le tomo la foto que te adjunto. Si esto comenzaba así entenderás que no iba a seguir andando sin el teléfono en la mano.
Y se abre la feria con una larguísima hilera de casetas a un lado y al otro conformando en el espacio intermedio un híbrido que resulta entre Caminito y pasillo de súper. Así caminan, mirando los estantes con libros casi como se mira la góndola de lácteos en un chino.
- ¿Tienes más de Coelho? −pregunta una lectora a un vendedor con el mismo tono que probablemente usaría para preguntar si le queda más Gruyere.
Pedir la obra de un autor no debería sonar como cuando se pide un queso.
Entre la masa de lectores que observa el trabajo de una globóloga montada a unos zancos un lector toca el brazo de una lectora con vestido verde con anteojos y pelo como de pubis sostenido por dos enormes hebillas verdes.
- ¡¿Pero que hace?! −le dice la lectora al lector mientras se quita los anteojos -¡Pero que morro! ¡Prefiero que me toque mi antiguo novio a usted!
Ante la soflama de la lectora afinada con un tono apajarracado, el lector comenzó a fundirse discretamente entre otros lectores cosa que puso a gritar aún más a la lectora con voz de pájarito caliente.
- ¡Pero ha visto usted! -me dice- ¡estaba completamente borracho y se venía riendo pero de ahí a sobarme! ¡A mí no me soba nadie! ¡Ha de ser colombiano! ¡Qué raza que debería borrarse!
Me habían contado que estas cosas pasaban por acá y por allá (Ver 1) pero nunca me habían pasado a mí. Le gruñí que ni la raza del diablo debería extinguirse. Algo me contesta pero no la entiendo. Al momento encuentra consuelo en la bien predispuesta atención de los lectores y hasta de la globóloga que desde su perspectiva marca al lector toquetón con el dedo para que la policía lo prenda.
Sigo mirando y buscando en las casetas pero de libros por ahora nada para mí. Me regalan una revista que dice "Nuevos editores para nuevos tiempos" y siento lo mismo que con las profecías de los magos, dicen que van a llegar pero no llegan nunca. Busco la nota de tapa y no está; semejante frase tirada en tapa como un slogan entre entrevistas, fotos y críticas que me suenan ya leídas y vistas. Las mismas poses entre afectadas y relajadas de los escritores los asimila; los iguala como si compartieran cierto aire de familia. La guardo para leerla luego y como si llevar una revista fuera una especie de contraseña; comienzan a entregarme en mano un ejemplar de Babelia, una revista Madrid 360, un ABC, un manual de promoción de la Nueva Gramática de la Lengua Española, una promo de El Capitán Calzoncillos, infinitos señaladores y un pequeño periódico del Centro Español de Derechos Reprográficos que arenga desde cada línea el valor de los derechos de autor y que quien piratea un libro es un delincuente. Un lector criminal; me vuelve el animo.
Pongo todo bajo el brazo para leerlo luego, supongo que en ese medio kilo de papel puede estar el libro, el autor o la editorial que vuelva a traer lo que tuve con los libros.
Hay en un costado una extensa muestra de fotos espaciales. Es dificil acercarse pues está lleno de lectores mirando. Lo mismo los baños químicos señalados para lectoras y lectores. Espero un rato por uno de lectores pero se habían colado algunas lectoras que se toman su tiempo. Las carpitas cerveceras revientan de lectores; lo mismo los carritos de helados, refrescos y bocadillos. Intento ver libros en una caseta pero es dificilísimo acercarse pues una lectora le describe algo a su compañera, supongo algo que ver con los libros allí dispuestos pero no; le recitaba su elenco de sandalias.
- Una con pulsera de cuero
- Treeeeees…. – le cantaban dos pequeños lectores el número de pares
- Una con detalle de bañadores
- Cuaaaatro….
- Una con flores doradillas
- Ciiiiiiincooo….
Aborto la visita a la caseta pues las lectoras no piensan moverse y la cuenta seguía. Ya estoy desanimado y salgo de la Feria unos pasos para tomar aire. Una chica me regala una pluma. La tomo, a la pluma, y tiro el medio kilo de papel que tengo bajo el brazo. Dejo a las lectoras y a los lectores para irme a tirar al sol entre los hombres, las mujeres y los niños porque a mí pronto me llega el invierno.
Ah! Tus libros no están; los míos tampoco

Notas al pie:
1- Gabo se refiere a Alemania, en particular a las cosas que a veces te dicen acá. A algo muy feo que me pasó con Neonazis.
2-La foto con Gabo y la mía en bici desbocada son propiedad de TIMO BERGUER
3-Las fotos de la Feria de Madrid son del propio Gabo sacadas con su teléfono

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias de nuevo Pablo por tu crónica y se me hace agua la boca por el libro y ese disco!!! salvo por tus adelantos el libro ni lo imagino pero esas canciones seguramente me van a implosionar el alma!!!

Comandante Cansado dijo...

Me quedo con "esto no es escribir, esto es hablar". Tabueno.

Noelia dijo...

Pablo: es horrible sentir que, quien mas admiro esta tan lejos. En uno de esos sueños cosmicos tuve la ilusion de que dabas talleres aca en Buenos Aires y era capaz de darte mi sueldo con tal de tener tu opinion acerca de las boludeces que escribo..... te digo esto porque estas lejos,la verdad es que todo el sueldo es mucho, quizas seria mas sensato dejarme algo para el colectivo, para los cigarrillos y para alguna que otra necesidad contingente.
Mi psicologa me recomendo tu blog, para que lea zona de clivaje... y al final me lleve el combo de La ley, El origen, Zona y El fin.
Realmente no tenes ni idea quien soy pero para mi es importante que sepas que te admiro profundamente.
Espero ansiosa tu nuevo libro. Cariños

stella m.santiago dijo...

....a la mierda..
que buena crónica.
Un Gran saludo desde Haedo..

Estrella dijo...

Espero el nuevo libro, con muchas ganas.

María Elena dijo...

Pablo: El hambre y las ganas de comer van tan unidos que a veces no percibimos la diferencia. Es algo así como "Los muertos ,yo y el camino...".Gracias por los escritos,crónicas y pre-textos!!!!Besos a Gabo y una copa para la memoria de Bustriazo que se fue con el viento pampeno de este otoño...

Pablo Ramos dijo...

Estimada María Elena: me dejaste helado, y fui a internet. Efectivamente, el 2 de junio, al oto día de mi cumpleaños, murió Bustriazo Ortiz, una hombre extraordinario , y poeta enorme.
¿Estará ahora repasando poemas con el dios (Dios para él) que se los dictaba? Seguramente.
Vaya un suspiro que ahora me sale, mientras respondo a tu comentario. Ya iremos con Gabo a la Pampa. En el disco hay una canción homenaje a José Campus, que desde el "otro lado" (lo digo en broma porque Campus era ateo furibundo) nos dejaró un poco más de la misma ternura.
José murio mientras yo estaba en Berlín, también.
Ojalá se encuentren en el limbo que cada uno haya fabricado para sí, allá iremos tambien nosotros, si sabemos construir nuestra propia duda con nustra propia sangre.
Voy a agregar a Buztriazo Ortiz entre las deudas de es te blog.
Pagaré pronto, prometo

Anónimo dijo...

Pablo quiero agradecerte por que gracias a tu recomendacion sobre L Heker me compre, al principio no lo sabia, un libro de esos que siempre se quiere saber donde estan, mimarle el lomo de refilon al pasar, releerlo.
Cuentos Completos de Heker es uno de esos libros que no se presta, en todo caso se regala y no el mio. Por que es mio. La fiesta Ajena es mia y de nadie mas. La fiesta ajena me hizo acordar a la madre de ernesto de A Castillo. Los dos, se cierran como una cachetada. Es increible como con una simple accion, se desarma y pone en evidencia el pensamiento de toda una sociedad.
Que dificil y que necesario.
saludos
Martin Schirripa

mar dijo...

desalentadora crónica de la feria pa mi que estoy viajando en julio a Madrid con libro de Olga Orozco bajo el brazo. Da igual, haremos lo que Gabo y si nadie viene a la presentación tomaremos sol para conjurar el invierno.
Y sí, se nos fue Bustriazo, habrá un cielo de poetas en donde el espíritu del vino ande suelto y no sólo dentro del vaso.
Me gustaron mucho las canciones nuevas (se las escuché a Gabo en el Bauen)
abrazo para los dos!!!

Anónimo dijo...

me gusta la foto en la bici, ramos. es muy linda.
espero que vuelvas pronto.


mecha

Silvia dijo...

A mil y sin pedalear, ASI DA GUSTO CHE!
Seguí tu ruta nomás, exorcizá miedos, burlá cansancios, recolectá aromas, enseñá sonrisas, sacale la lengua a las demandas (pero atenti! cuidate del único peligro de esta insensatez: devorar la vida de otros seres que también tienen alas).

Cómo me gusta este nuevo color!
Cual retazo de los cielos de los cielos, nada iguala tu color tu color... Arriba URUGUAY!!!

Anónimo dijo...

"- ¿Tienes más de Coelho? −pregunta una lectora a un vendedor con el mismo tono que probablemente usaría para preguntar si le queda más Gruyere.
Pedir la obra de un autor no debería sonar como cuando se pide un queso."
Por favor, no subestiméis así al queso, y menos al Gruyere...
Mari

Daniela De Angelis dijo...

Aldo Oliva, poeta rosarino... Otro de los trazos que Nos tajan y se adentran para estallarNos... Inédito aún, por obra y (des)gracia del bestsellerismo voraz... Mas en lo subterráneo, el magma, los ríos crepitantes, las múltiples cavaduras de la madriguera... Por la erosión con la que socavás banalidades, Gracias, Pablo! Mi Abrazo! -Y a Gabo, a través tuyo, por tanto goce! ¡No olviden incluir a Rosario: la bienvenida será, ciertamente, festiva!

lucía dijo...

claramente Gabo es "el hambre" y vos "las ganas de comer".

lucía dijo...

claramente Gabo es "el hambre" y vos "las ganas de comer".

RayodeLuz dijo...

Para mi es al revés. Gabo es las ganas de comer y Pablo el hambre.

Saludos!

Cecilia.

Facundo dijo...

claramente gabo es el hambre y vos las ganas d comer..m siento un privilegiado por haber estado en el malba esa tarde, y mas todavia por haberme sacado una foto con mi idolo el sr gabo ferro